Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información pulse aquí.

Aceptar

Motricidad Fina, La importancia de

Motricidad Fina, La importancia de

La importancia de la Motricidad Fina

  

Uno de los aspectos de mayor importancia en el desarrollo integral de un niño y, más concretamente, en el desarrollo del movimiento del mismo, es la habilidad motriz fina, también conocida como motricidad fina.

La motricidad fina hace referencia a la habilidad de coordinación de diferentes movimientos de grupos musculares pequeños, es decir, la habilidad de coordinar, por ejemplo, los ojos y las manos. Implica la “colaboración” entre el desarrollo muscular y el sistema nervioso central.

Los bebés pueden mover sus brazos y manos, pero esto no tiene que implicar a la motricidad fina, ya que dichos movimientos son reflejos de su cuerpo y no están intencionados.



El desarrollo de la motricidad fina es muy importante para el niño, ya que a través de ella experimenta con el entorno y está directamente relacionada con la evolución intelectual del mismo.
Al igual que ocurre con la motricidad gruesa, ambas se desarrollan progresivamente, siendo los avances diferentes en cada niño, a veces rápidos, a veces, más lentos. En cualquier caso (sobre todo en caso de que sean lentos), hay que estar atentos ya que puede ser que nuestros hijos necesiten una ayuda para complementar el desarrollo de la motricidad fina.

La evolución o desarrollo de la motricidad fina tiene diferentes etapas las cuales, aunque no tienen un inicio o fin cerrado, vamos a intentar acotar:

De 0 a 2 meses.  Cuando nacemos tenemos el llamado “reflejo prensil” en las manos. Cuando se roza la palma del bebé, éste cierra el puño en un acto reflejo inconsciente. Este reflejo se mantiene normalmente hasta los 5 meses, hasta entonces el bebé no controlará mucho el movimiento de sus manos.

De 2 a 4 meses. Comienza a desarrollarse la coordinación entre ojo y mano, iniciándose una etapa de práctica denominada “ensayo y error”. Básicamente ocurre cuando el bebé observa un objeto y trata (casi siempre sin éxito) de alcanzarlo para cogerlo.

De 4 a 5 meses. En este período suele alcanzarse el éxito que se perseguía en la etapa anterior. Se agarra el objeto que está al alcance mirando únicamente a éste y no a las manos. A esto se le denomina “máximo nivel de alcance”, el cual es una base muy importante en el desarrollo de la motricidad fina.

De 6 a 9 meses. Con 6 meses, los bebés ya “deben” sostener con facilidad un objeto de pequeñas dimensiones y manejarlo por un tiempo. Aunque su manejo será torpe (con caídas habituales), comienza la etapa de sostener objetos y llevárselos a la boca.

De 9 a 12 meses. Se perfecciona la prensión y manejo de los objetos. Comienzan a explorar a los objetos sin cogerlos, es decir, los tocan/empujan (sobre todo con el dedo índice) antes de intentar cogerlos.

De 12 a 15 meses. Con esta edad suele aparecer uno de los mayores avances de la motricidad fina, que no es otro que aprender a hacer las tenazas con las manos, usando los dedos para pellizcar objetos, separando las piezas pequeñas de las grandes.

De 15 meses a 3 años. Coincidiendo con la capacidad de desplazamiento que ya habrá iniciado anteriormente mediante el gateo y, posteriormente, los primeros pasos, se desarrolla la capacidad de manipular los objetos de manera más compleja; por ejemplo, manipulando las páginas de un libro, abriendo/cerrando cajones, jugando con juguetes de piezas, etc

De 3 a 4 años. Comenzando la etapa prescolar los peques se enfrentan el uso de los cubiertos, a abrocharse los botones, atarse los cordones…El uso del lápiz cada vez debe ser mayor y mejor. Se iniciará también el uso de las tijeras, aprenderán a hacer objetos de plastilina…

A los 5 años. Suelen estar ya preparados para cortar y pegar figuras más complejas. Sus dibujos son mejores y la escritura es más legible… La motricidad fina, para esta edad ya debe estar plenamente desarrollada.
 
No obstante, todo lo dicho anteriormente es teórico, ya que, cada niño tiene sus propios tiempos y el desarrollo entre ellos no debe ser comparado. Nosotros debemos velar porque este desarrollo sea progresivo e integral, estando atentos siempre a que se vayan consiguiendo los objetivos (sin prisa, pero sin pausa).
 
En el caso de niños con TEA (Trastorno del Espectro Autista) estas etapas mencionadas no suelen cumplirse, el desarrollo suele ser más tardío, por lo que el “trabajo” que hay que hacer con ellos será más persistente y constante. En estos casos, como padres no debemos caer en la frustración o en la comparación con otros niños, debemos motivar, alentar y AMAR a nuestros hijos por encima de todo, ya que, de esta manera, conseguiremos un mayor avance que, a la postre, es lo que perseguimos.



Jugar con pizas, motricidad fina Aprender con Autismo



En el desarrollo de la motricidad fina, como en todo, hay elementos que pueden ser de ayuda, y la mejor manera de asimilar dicha ayuda es incorporándolos a la vida cotidiana de nuestros hijos. En Aprender con Autismo sabemos de la importancia del juego y que, una de las mejores maneras de mejorar el desarrollo integral de los niños es con juguetes que, además de divertir, consigan un objetivo de desarrollo en ellos.

En nuestra tienda encontrará un gran catálogo de productos para desarrollar la motricidad fina en sus hijos, así como otros aspectos de máxima importancia en el desarrollo integral de los mismos.
 

 

 

 

Dejar una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Website: (Url del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escribe el código

¡Bienvenidos a Aprender con Autismo!

Somos una juguetería online especializada en juguetes educativos para todos y en especial enfocada a niños con Trastorno del espectro autista y síndrome de Asperger. Una tienda en donde intentamos agrupar todo lo necesario para la estimulación y aprendizaje de los más pequeños.

Este proyecto nace con la ilusión de ayudar a todos aquellos padres que buscan los mejores juguetes para sus hijos, que el juego les ayude en su aprendizaje, que buscan, en definitiva, que sus hijos puedan tener un desarrollo integral. Para ello disponemos de un amplio catálogo de juguetes, muchos de ellos inspirados en el Método Montessori, pensados no sólo para entretener, sino también para enseñar, educar y desarrollar todas las virtudes y aptitudes de nuestros pequeños tesoros.