Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias mediante el análisis de sus hábitos de navegación. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso. Para obtener más información pulse aquí.

Aceptar

Tu hijo es un consentido

Tu hijo es un consentido

Tu hijo es un "consentido"

 

¿Cuántas veces habremos escuchado eso de "lo que le pasa a tu hijo es que es un Consentido"? Qué difícil es hacer ver a los demás que lo que tiene nuestro hijo no es un simple berrinche, sino una crisis sensorial o emocional debido a su autismo.

Las salidas en público pueden llegar a ser una verdadera pesadilla ya que nunca sabemos cuándo va a llegar una crisis porque no podemos controlar las situaciones cotidianas. Y, claro está, todos deseamos pasear con nuestra familia, salir a centros comerciales o comer en nuestros restaurantes favoritos, pero hay ojos por todos lados y pocos de ellos llegan a comprender tu situación.

Las opciones casi siempre suelen ser las mismas por parte de la mayoría de familias que conozco; y es dejar de salir con nuestros hijos a tales sitios por miedo a que la crisis pueda aparecer. Pero lo más complicado llega cuando, incluso por parte de tus más allegados hay que escuchar comentarios como: "Tu hijo es así porque lo tienes demasiado mimado y consentido"…

Lógicamente los mimos, junto a los abrazos y besos no faltan en casa, pero su crisis no es debida ni mucho menos por eso.

Voy a intentar definir y diferenciar un poco entre una crisis y un berrinche para que nosotros mismos podamos hacer frente a las situaciones que nos puedan llegar con nuestros hijos y quizás no privarnos de una vida "normal". Ahora bien, esto no es una receta mágica, ya que cada niño es diferente y no todos responden de la misma forma.
 

 

Berrinches

 

El berrinche se entiende cuando el niño desea algo y no lo recibe, entonces no consigue controlar sus emociones y surge un berrinche. También destacar que los berrinches pueden surgir cuando el niño no quiere hacer algo en concreto o simplemente por llamar la atención. Lógicamente ante estas circunstancias podríamos obtener algunas soluciones basadas en técnicas simples y usarlas con berrinches de poca intensidad. Algunos ejemplos serían:
 
  • Cuando comience el llanto no atenderles y dejar que disminuya por sí solo.
  • Intentar tener un aspecto tranquilo y sereno para no subir su ansiedad, ya que los niños se fijan mucho en nuestras expresiones. Podemos coger el rostro del niño y decirle con suavidad, pero con energía "NO" y mostrarles nuestro enojo. Si el niño cambia su conducta nosotros también debemos reflejar la alegría a través de nuestra sonrisa y por supuesto decirles lo bien que lo están haciendo.
  • Desviar su atención si el niño llora por un objeto, y para ello podemos ofrecerle otro objeto o realizar alguna actividad que cree interés en el niño. Aconsejo llevar varios objetos en un bolso por si ocurre esta situación y así lo podemos mantenerlos más tranquilos.
  • Si el berrinche es bastante extremo, os recomiendo que vayáis a un lugar más tranquilo donde el niño no pueda dañarse. Lo acompañamos, pero dejamos que salga su llanto de forma natural y podemos conseguir que se enfríe su rabia.
 
Estos casos normalmente son “fáciles” de llevar si la situación es creada por una demanda del niño, y si además la comunicación del niño es mala los berrinches pueden aumentar considerablemente. En el caso de una frustración deberíamos interpretarlos como una crisis ya que provoca un estallido emocional o un gran enfado.

 
                   
                      


Crisis

Hablar de crisis en niños con autismo ya es otra cuestión diferente, aunque la finalidad es la misma, al fin y al cabo, queremos que el niño se tranquilice y aprenda de la situación.La crisis se presenta cuando la situación ya llega a un límite y se satura ya sea sensorial o emocionalmente. En el caso de una crisis sensorial tenemos que ser más cuidadosos ya que puede llegar a producir una autoagresión que, lógicamente, ocurre cuando el niño ya no aguanta más. La frustración conlleva ansiedad y si esta ansiedad va subiendo romperá en una crisis que también puede desembocar en autoagresión.

Por ello, es lógico que estas situaciones a veces no podamos prevenirlas ya que en la calle hay sonidos fuertes y toda situación que puede saturar su Procesamiento Sensorial y que crean situaciones que el niño con autismo se cree incapaz de auto controlar. Por ello es muy importante trabajar la comunicación funcional y desarrollarla si es necesario con apoyos visuales, además de poneros en manos de un buen terapeuta ocupacional especializados en integración sensorial.Insisto en que cada niño es diferente y no todo sirve para todos, pero los berrinches y las crisis hay que saber llevarlas y para ello os recomiendo que os pongáis en manos de especialistas que os guíen por el mejor camino.

Nos viene bien poder diferenciar entre un berrinche y una crisis, ante un berrinche debemos mostrar firmeza, sin embargo, ante una crisis lo mejor es el apoyo y la serenidad.



Dejar una respuesta

* Nombre:
* E-mail: (No publicado)
   Website: (Url del sitio conhttp://)
* Comentario:
Escribe el código

¡Bienvenidos a Aprender con Autismo!

Somos una juguetería online especializada en juguetes educativos para todos y en especial enfocada a niños con Trastorno del espectro autista y síndrome de Asperger. Una tienda en donde intentamos agrupar todo lo necesario para la estimulación y aprendizaje de los más pequeños.

Este proyecto nace con la ilusión de ayudar a todos aquellos padres que buscan los mejores juguetes para sus hijos, que el juego les ayude en su aprendizaje, que buscan, en definitiva, que sus hijos puedan tener un desarrollo integral. Para ello disponemos de un amplio catálogo de juguetes, muchos de ellos inspirados en el Método Montessori, pensados no sólo para entretener, sino también para enseñar, educar y desarrollar todas las virtudes y aptitudes de nuestros pequeños tesoros.